Automóviles Eléctricos

La contaminación provocada por los automóviles es una realidad y se aprecia especialmente en las grandes aglomeraciones urbanas, por lo que limitar los efectos de estos gases nocivos para la salud y el medio ambiente es una tarea fundamental. Por ello, los fabricantes de automóviles tienen cada día más conciencia de este problema, y marcas como Toyota, Hyundai, Nissan, Opel o Lexus llevan ya bastantes años desarrollando automóviles eléctricos e híbridos . Sin embargo, el coche eléctrico no es un invento del siglo XXI como muchos podríais pensar (yo incluido), sino que se remonta a los orígines del automóvil. De hecho, los primeros motores eléctricos surgieron a medidados del siglo XIX, antes incluso que lo hicieran los de cuatro tiempos, tanto diésel como gasolina, en los que se basan los automóviles actuales.

EV1A014_(1)_cropped

General Motors EV1

A pesar de ello, y de notables intentos como el  General Motors EV1 en la década de los 90, el coche eléctrico no tuvo apenas repercusión durante el siglo XX, siendo totalmente eclipsado por los motores diesel y gasolina que continúan dominado el mercado. Actualmente, ya embarcados en la segunda década del siglo XXI, el automóvil eléctrico ha despertado un renovado interés tanto de fabricantes como de la sociedad en general debido a la mayor sensibilidad de esta con el medio ambiente. Ahí tenemos ejemplos como el Nissan Leaf, el Opel Ampera o el Renault Zoe, coches 100% eléctricos que buscan tener su hueco en el mercado haciendo gala de tres importantes premisas: conciencia ecológica, eficiencia energética y ahorro económico. Pero, aunque el automóvil eléctrico parece estar consolidándose como una alternativa viablea a los tradicionales motores diésel y gasolina, siguen sin convencer realmente al gran público, ¿Por qué?.

La respuesta está en qué, actualmente, las ventajas del coche eléctrico no son suficientes para superar sus desventajas. El coche eléctrico es mucho más eficiente que sus homólogos de gasolina y diésel, pero actualmente su autonomía es demasiado justa como para competir de tú a tú con los coches convencionales, lo que se traduce en un reducción de posibles compradores. Por ejemplo, mientras el Nissan Leaf puede llegar a 233 km de autonomía  máxima con una conducción relajada, un coche de similares características (Renault Megane, Peugeot 308 etc.) puede superar los 700-800 km con un sólo depósito, lo que representa una diferencia significativa.

Pack_LHD

Nissan Leaf

Esta reducida autonomía condiciona el uso del coche eléctrico a un entorno urbano, ya que los puntos de recarga repartidos por la geografía española se reducen principalmente (como podemos ver en este mapa), a las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas. Otro factor importante a tener en cuenta a la hora de comprar un coche eléctrico es el tiempo de recarga de las baterías y su vida útil. En puntos de recarga rápida, las baterías de los vehículos eléctricos puede cargarse hasta en un 80% en 30 minutos, pero aumentará hasta las 7-9 horas si utilizamos una toma estándar de 220v, lo que limita el uso del coche. Eso sí, tanto el consumo de electricidad (aproximadamente 16Kw/h de media), como su coste de recarga (1,5€ /100km), nos permitirá un ahorro de entre 1.000 y 1.400 euros al año en comparación con un coche diésel.

Puntos-recarga-garaje

Punto de recarga

Pero este ahorro anual se ve comprometido por el precio de los coches eléctricos, que es más elevado que el de un motor de combustión tradicional. Por ejemplo, un Nissan Leaf tiene un coste de 29.900 euros en su versión de acceso a la gama contando ya todos los descuentos que se aplican a este tipo de automóviles. Este precio aumenta hasta los 36.100 euros de la versión más alta de la gama, pero se queda muy por debajo de los más de 44.000 euros que hay que desembolsar por un Opel Ampera. Además, la variedad de modelos eléctricos es mucho más reducidad que la disponible en gasolina y diésel, factor determinante también para muchos consumidores.

Opel_Ampera_Exterior_View_992x425_am12_e01_102

Opel Ampera

También es importante reseñar que la generación de la energía eléctrica requiere el uso (en un gran porcentaje)  de combustibles fósiles, lo que provoca emisiones contaminantes, enturbiando en este sentido el aspecto ecológico de este tipo de vehículos. En un futuro es probable que gran parte de la energía eléctrica sea generada con fuentes renovables y este último problema desaparezca, pero de momento hay que tener en cuenta que la gran mayoría de la energía eléctrica que se consume en el mundo proviene del carbón y del petróleo.

531823_508681295845731_1465516710_n

Renault Zoe

En cualquier caso, todos los problemas aquí expuestos acabarán, en teoría, solucionándose a corto-medio plazo, por lo que el coche eléctrico irá ganando protagonismo en los próximos años. Por el momento, y dados los problemas expuesto anteriormente, los automóviles eléctricos deben avanzar en su desarrollo y reducir sensiblemente sus desventajas si quieren llegar a convertirse en una alternativa seria a los coches con motores tradicionales que actualmente dominan el parqué automovilístico.

Más información y fuentes:

https://www.endesavehiculoelectrico.com/

http://www.nissan.es/ES/es/vehicle/electric-vehicles/leaf/discover/life-with-ev.html

http://www.renault.es/gama-renault/gama-vehiculos-electricos/zoe/zoe/home/

http://www.opel.es/vehicles/coches-opel/vehiculos-de-pasajeros-opel/ampera/index.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s